Tal día como este viernes, dentro de un año. El Wanda Metropolitano, Metropolitano a secas para la UEFA por aquello de los patrocinios, acogerá la final de la Liga de Campeones el 1 de junio de 2019. El nuevo estadio del Atlético fue designado en septiembre de 2017, apenas cuatro días después de que acogiera el primero de los 31 partidos que se han disputado esta temporada, 29 del propio equipo rojiblanco (19 de Liga, tres de Champions, cuatro de Europa League y tres de Copa del Rey), el España-Argentina y la final del torneo del K.O. que disputaron Barcelona y Sevilla.

El impacto económico de un evento así podría superar los 100 millones de euros, teniendo en cuenta el reciente precedente de Kiev, más allá del esfuerzo organizativo que requiere el partido: cinco días antes ya se instalará el Champions Festival en el centro de la capital (Plaza Mayor, Puerta del Sol y zonas aledañas), iniciativa que va dirigida a todos los ciudadanos, no sólo a las dos aficiones que se den cita. Para ellas se instalarán dos Fan Zones, ambas en conexión directa con el estadio a través del Metro. Precisamente la red de transporte es una de las ventajas que presentaba la candidatura rojiblanca. Más allá de la línea 7, con estación en el recinto, las líneas 2 y 5 también se sitúan en un radio de 15 a 20 minutos respecto al Metropolitano.

En ese sentido, también se valoraron en la elección final (Bakú era la otra ciudad que optaba) un aeropuerto cercano, abierto las 24 horas y con cuatro terminales para absorber un número elevado de vuelos, así como la capacidad hotelera de una urbe acostumbrada a las grandes citas, no en vano recibe más de nueve millones de visitantes al año. La amplitud de espacio en la plataforma del Wanda, además, permitirá instalar el Champions Village para todos los patrocinadores de UEFA, que exige al menos 20.000 metros cuadrados al efecto.

En lo deportivo, la próxima será una Liga de Campeones con novedades en cuanto a formato, horarios y premios (los clubes pasarán a repartirse 1.900 millones), en la que cuatro equipos españoles partirán directamente desde la fase de grupos: el propio Atlético, el Real Madrid y el Barcelona estarán en el bombo 1 para el sorteo, mientras el Valencia ocupará un sitio en el 3 o en el 4 dependiendo de los resultados de terceros en las previas. Que la final tenga la sede que tiene, añade lógicamente, desde el punto de vista rojiblanco, importancia a una competición que el Atlético ha rozado en los últimos ejercicios (con Simeone en el banquillo jugó las finales de 2014 y 2016), pero que todavía no tiene en su palmarés.

El Metropolitano, por cierto, será el cuarto estadio español que acoja una final de la máxima competición continental, sin que el Vicente Calderón estuviera entre los anteriores. La lista está formada por el Bernabéu (56-57, 68-69, 79-80 y 09-10), el Camp Nou (88-89 y 98-99) y el Sánchez Pizjuán (85-86).

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *