A 48 horas de la primera final entre Boca y River, el presidente Xeneize, Daniel Angelici, atendió amablemente a MARCA Claro Argentina en el club, y además de compartir sus sensaciones de cara a la definición de la Libertadores, recordó sus inicios en Boca, analizó su llegada a la presidencia, y dejó en claro cuál es el objetivo final de su mandato al frente de la institución, que será en diciembre de 2019.

¿Estaba entre tus objetivos de chico, ser algún día el presidente de Boca?
La verdad que no, para nada. Nunca me hubiera imaginado tener el honor, orgullo y responsabilidad de ser el presidente del club que amo, el más grande que hay en la Argentina, uno de los cinco más reconocidos a nivel mundial. De chico venía, durante la época que estaba Armando, con quien mi padre trabajaba, conocía y conozco bien este club. Venía con él y con amigos, y no pensaba en eso, tampoco en la oportunidad de trabajar. Todo cambió cuando Mauricio Macri me ofreció incorporarme, y tras mucho trabajo estamos hoy aquí.

¿Cómo fue esa transición entre hincha y dirigente?
Como comenté, yo empecé a meterme más en el club cuando llega Mauricio Macri, quien me propone ser el tesorero, y así fue como inicié mi carrera de dirigente. Y tras cuatro años en la Comisión Directiva, tomamos la decisión dentro de lo que era el oficialismo, de que fuera candidato a presidente. Vi que con su apoyo, el cual pude ganarme gracias al trabajo que se hizo por el club, podía en un futuro darle algo más a Boca, además del apoyo desde la tribuna.

Si bien ahora hay que mantener las formas, ¿cómo era el Angelici hincha?
Era un hincha tranquilo, lo soy. Claro que había partidos que para bien o mal uno se puede sacar, pero hasta ahí. No era por ejemplo de esos hinchas que no comen, se cierran en su pieza y no se le puede hablar tras una derrota. Si me he ido con mucha bronca, es que va con como somos los argentinos, pasionales al 100% y que no entendemos, no sabemos concebir el hecho de perder un partido.

Partidos viste muchos, ¿hay alguno que te haya quedado grabado?
Me emocionó muchísimo el día que Martín Palermo, tras una larga recuperación por una lesión (rotura de ligamentos), entró en el segundo tiempo contra River (cuartos de final de la Libertadores 2000) agarra la pelota en el área, no terminaba más de acomodarse para patear y logra hacer el gol al clásico rival, y ganamos. Es al día de hoy que lo tengo en la retina como si hubiera sido la semana pasada, hubo muchos partidos, pero si elijo uno, es ese, por lo que era Martín para Boca, por lo que es, una gloria de esta institución, fue el gol que más grité como hincha.

¿Y como presidente?
Como presidente, los que hizo Darío Benedetto por las semifinales contra el Palmeiras de local, creo fueron los que más grité. En este ámbito uno tiene esa carga que hay que mantener la cordura, vas de visitante y no se grita los goles por respeto, pero el que hizo, el primero más que nada, fue un desahogo porque nos ponía más cerca del gran objetivo de esta comisión directiva, que era jugar una nueva final de Copa Libertadores.

Siempre decís que gracias a Macri, hoy sos presidente
No estaría acá sentado si Macri no me hubiera dado el respaldo, fue el mejor presidente que tuvo Boca en la historia, ganó 16 títulos, hizo una gran reforma en el club, posicionó a Boca entre los mejores cinco clubes del mundo. Si hubiera que dividir esto por etapas, una es Armando, y la otra él. Yo logré ser presidente gracias a la campaña que hicimos, en la que estuvo a mi lado y transmitió la confianza que tenía en mí, a los socios. Claro que luego uno tiene que mantenerse, pero insisto, uno aprendió mucho y la mejor forma de agradecer es haciendo las cosas bien.

Aquella situación en la que, siendo tesorero, decidiste no aceptar las condiciones económicas que implicaban tener a Riquelme, ¿te benefició más de lo esperado a los ojos de los socios que su objetivo es cuidar la economía del club?
Riquelme fue el mejor jugador que tuvo Boca, es el ídolo de toda mi generación, pero en mi función de tesorero no estaba dispuesto a firmar ese contrato sin tope a la cláusula del dólar, en la situación en la que estaba el país. Teníamos un dólar oficial, el paralelo y era imprudente, por lo que renuncié a ser tesorero al no estar de acuerdo. Nada personal con Román, al contrario, pero yo tenía que velar por la economía del club. Sé que me hice conocido por eso, acá al tesorero nadie lo conoce, pero al haberme negado vi como los socios más jóvenes me identificaban y me insultaban mientras que los más grandes me felicitaban por cuidar las arcas de Boca.

Hablaste de ciclos, en 2019 termina el tuyo, ¿cómo ves el de Guillermo en Boca?
Hablo mucho con Guillermo de fútbol, lo conozco desde cuando era jugador, le tengo afecto y cariño, lamentablemente acá no se puede trabajar a mediano y largo plazo, más en Boca, pero siempre mantuve su contrato. Ahora nos sentaremos a ver si tiene las ganas, fuerzas y demás de seguir en el club, vamos a evaluar todo aspecto. No olvidemos que viene de ser bicampeón de la Superliga, eso no es poco.

Corre una sensación que dice que tanto Boca como River, pueden vencer al Real Madrid en una hipotética final del Mundial de Clubes, ¿coincidís?
Los partidos hay que jugarlos, claro que hay diferencia de presupuesto y jugadores bien marcada. Pero ojo, Boca le supo ganar al Real Madrid y al Milan en muy buenos momentos. Que se haya ido Cristiano no significa que alguno pueda ganarle fácil, la oportunidad siempre está, aunque por nada me animaría a decir que este es el peor Real Madrid, que sería sencillo ganarle, sabiendo que que el Madrid es siempre el Madrid, valga la redundancia. Claro que hablamos de equipos que son competitivos, pero de ahí a decir que es un hecho ganarle, no estoy de acuerdo.

Cada final de edición de Libertadores sale que volverían los mexicanos, ¿cuánto gana la Copa en caso de que vuelvan?
Hay dos puntos de vista en relación a los mexicanos, por un lado que cuando ellos juegan incrementan los sponsors, eso hace que aumenten los premios económicos y por supuesto es interesante para todos los clubes y la competencia en sí. Por otro lado, desde lo deportivo, cada vez que le toca jugar contra un equipo de allá son viajes realmente largos, son tres días perdidos, tanto para nosotros como para ellos. Se habla siempre de la posibilidad de que vuelvan, para la Libertadores que la jueguen los mejores clubes de cada país es un beneficio, le da más prestigio y jerarquía. Creo son estas dos cuestiones las que se evalúan a la hora de definir si vale la pena o no, dado que es algo que en teoría, debería servirle a todos.

Hablando sobre la selección, y como dijo el presdiente de AFA, Chiqui Tapia, ves a Scaloni como DT en la Copa América
Es posible, lo hemos hablado con Tapia, estamos terminando proyecto a diez años, y una vez que eso avance veremos quién será la persona que se haga cargo. Si no terminamos de encontrar a la persona, que Scaloni siga es una posibilidad real. No queremos apurarnos, hemos tenido tres entrenadores en tres años y eso no puede volver a pasar, por eso estamos trabajando en base a los errores para no volver a cometerlos. Scaloni ha generado muy buenas impresiones, le supo llegar a los jugadores y creó una selección nueva que lo está haciendo bien.

Entendiendo que Messi volverá a la selección, a vos que te toca viajar y estar mucho en Europa, ¿Cómo lo ven allá a diferencia o no de aquí?
Solo acá en nuestro país puede haber alguien que pueda cuestionar a Messi. Nosotros tuvimos el orgullo de tener a los dos mejores jugadores del mundo, a Diego en los 80 y a Leo ahora. Yo como apasionado del fútbol siempre que pude lo fui a ver en el Barcelona, y en la selección iba a ver también sus entrenamientos. Sepan que salir subcampeón del mundo no es ningún fracaso, tenemos que estar agradecidos de haber llegado a la final, su compromiso nunca estuvo en duda más allá de este presente. Allá Leo genera cosas inexplicables y que algunos capaz no quieren ver por el mero hecho de no haber ganado un trofeo. Entiendo que así somos en gran parte los argentinos.

¿Sería posible tener a Messi jugando en la Superliga?
Y… a ver, hay que tener en cuenta que hace muchos años vive allá en Barcelona, se instaló, tuvo hijos, se casó, es decir, allá vive una realidad muy tranquila y cambiarla por la de acá tal vez no sea lo que más le guste por las costumbres. Ahora, lo que sí pienso es que si vuelve, lo hará para jugar en el club del cual es hincha, eso seguro.

En diciembre de 2019 te vas de la presidencia, de acá hasta la fecha, ¿cuál es tu desafío más importante?
No tener reelección me permite trabajar de acá al fin del mandato sin especulaciones políticas, y en ello tengo como fin hacerle entender al socio la gran problemática que tenemos con la capacidad del estadio. Analizar las reformas que se puedan hacer en La Bombonera, ver variables, cuál sería la inversión, qué implicaría salir de nuestro estadio a jugar en otro mientras es modificado, o bien plantearle al socio hacer un estadio nuevo en La Boca para 80.000 personas y luego que entre todos decidamos. Entiendo que los ciclos terminan, es mi caso, y espero armar un buen grupo para que el oficialismo pueda seguir.

La última, ¿Cómo te ves, o como crees que vas a estar el sábado 24 a la noche?
Festejando con todos los hinchas de Boca, abrazándome con los jugadores, cuerpo técnico, mis compañeros de Comisión Directiva, así me imagino, ojalá podamos dejar la Copa en la vitrina de Boca, que es sin dudas el objetivo deportivo máximo, que quedaría para la historia. Pero no quiero dejar de decir que al que le toque perder, al otro día deberá levantarse y empezar a trabajar en un nuevo objetivo, esto no para, esto sigue y hay que estar a la altura, incluso para el que sea campeón, el desafío siguiente es el más importante. Hemos trabajado mucho para llegar hasta acá, confiamos en que vamos a poder coronarlo con la obtención de la Copa.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *