A principio de temporada, la dinámica era totalmente opuesto

Los aficionados del Espanyol están viviendo una temporada de emociones fuertes, pero las dos últimas semanas el listón ha subido. Los catalanes se han visto obligados a remontar tanto en La Cerámica como el sábado en el RCDE Stadium y todo en medio de un momento donde la salvación se había convertido en objetivo y sumar, en una exigencia. Se ha producido un cambio de mentalidad. La plantilla es capaz de sobreponerse a las situaciones adversas.

Tras encadenar una racha para olvidar, un triunfo en 11 encuentros, los periquitos afrontaban el partido en Villarreal y en casa como finales. Contra el bloque amarillo, se pusieron 2-0 en el marcador. Y, además, tiraron la primera parte. Pese a que parecía una losa demasiado pesada, los de Rubi consiguieron el empate y arañar un punto. El sábado contra el Rayo se repetía la historia. Ba, a la media hora, adelantaba al conjunto de Vallecas, pero los catalanes lograron poner el 2-1. El bloque de Rubi ha demostrado un gran poder de reacción, algo que a principio de curso se le resistía.

Precisamente, el Espanyol ha vivido varias veces la otra cara de la moneda, sobre todo fuera de casa. Contra Celta de Vigo, Alavés, Valladolid y Sevilla, los catalanes se adelantaron en el marcador y terminaron empatando o perdiendo. Contra la Real Sociedad, el cuadro catalán se puso en Anoeta 1-2 y el choque terminó 3-2. Otra derrota más. En casa, los catalanes también sufrieron este revés. Sergio García adelantó al Espanyol contra el Betis, pero el conjunto verdiblanco terminó llevándose los tres puntos del RCDEStadium, tras vencer 3-1. Parece que ahora la dinámica ha cambiado.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *