La palla -balón en italiano- vuelve a rodar en Italia. Arranca la Serie A 2018-19, una edición que es, posiblemente una de las temporadas más estimulantes en el Calcio. La Juventus ha invertido 256,9 millones de euros para confeccionar una plantilla de ensueño que quiere conquistar su octavo Scudetto consecutivo. Una plantilla que encabeza Cristiano Ronaldo, el fichaje más caro de la historia de la Serie A. A quien se le han sumado piezas de valor que hacen de la Vecchi Signora el rival a batir

Pero, hay vida más allá del CR7y de Turín. Los otros grandes de Italia no se han quedado atrás y han invertido para acabar con la hegemonía bianconera en el Calcio. Para ello, Inter de Milán, Milan, Nápoles y Roma han sacado a relucir el talonario y han construido equipos que elevan el nivel de la Liga y que tienen el claro objetivo de destronar a la Juventus. Empieza la campaña más ilusionante desde que se pusiera fin a aquel Calcio que dominaba el planeta fútbol en los años 80 y 90. Empieza la Serie A 2018-19.

Los candidatos al título

Italia es bianconera. La Vecchia Signora buscará su octavo Scudetto consecutivo, esta vez con Cristiano Ronaldo al frente de un proyecto que quiere perpetuar su hegemonía en el país transalpino.

A Allegri y los suyos se les exigirá conquistar el torneo liguero con supremacía. Así lo dice su plantilla, la cual han reforzado a base de millones, en concreto con 256, 90. Mostrar un nivel excelso en el que no encuentren rival será el gran reto de una Juventus que además de CR7 ha incorporado a Perin (12 kilos), Bonucci (35-intercambio), Cancelo (40,4), Douglas Costa (40), Favalli (7,5), Magnani (5) y Emre Can (libre). Con una plantilla que suma refuerzos de nivel en todas sus líneas y cuenta además con un fondo de armario que dota de profundidad para afrontar todas las competiciones, todo lo que no sea ganar cada fin de semana será un fracaso.

Con la vuelta a Europa ha resurgido la ilusión de romper la hegemonía establecida por la Juventus en Italia. En el seno nerazzurri se respira un ambiente favorable para que esta vez sí se logre un Scudetto que llevan sin levantar desde 2010.

Con Spalletti al mando y retenidas las grandes piezas han llegado de Vrij y Vrsaljko para apuntalar la defensa, Radja Nainggolan para reforzar el centro del campo y Lautaro Martínez como estrella emergente que formará una dupla temible con su compatriota Icardi. Todo ello para incrementar el rendimiento mostrado la campaña pasada. Un equipo con gran potencial que quiere acabar con el reinado de la Vecchia Signora y mimbres para lograrlo tiene.

Tras la gesta cosechada la campaña pasada con Sarri dando guerra a la Juventus hasta el final, esta temporada sin el napolitano al frente todo parecía indicar que la historia no volvería a repetir. Y más aún cuando a la marcha de Maurizio se sumó la brújula del Nápoles, Jorginho. Pero, con ambos en Londres, De Laurentiis logró que Carlo Ancelotti se sentara en el banquillo de San Paolo. Es cierto que no han llegado incorporaciones de relumbrón, más allá del exbético Fabián Ruíz. Pero, tampoco ha perdido grandes piezas, más allá de Jorginho. Además, han llegado hombres como Verdi y Amin Younes para darle profundidad al tridente napolitano al que la carga de minutos le pasó factura a final de temporada. Sin grandes cambios y manteniendo la gran parte de un bloque que el año pasado le plató cara a la Juventus. Este año hay más dudas, pero no se puede desconfiar del espíritu napolitano.

Prioridad Champions

La revolución romana comandada por Monchi ha llevado al Olímpico de Roma 13 nuevos jugadores. Los Pastore, Kluivert, Marcano, Defrel o Santon, buscarán reivindicarse y mostrar un nivel superior al que han exhibido en el pasado. Con una plantilla cargada de promesas y jugadores que buscan un resurgir conquistar la Serie A se antoja una hazaña difícil y más aún con la marcha de todo un referente en la medular como Radja Nainggolan. Por ello, buscarán no descolgarse de la cabeza a las primeras de cambio. Todo lo que no sea estar entre los grandes clubes transalpinos será un fracaso romano.

Al otro lado de Roma, la Lazio encara una nueva temporada en la que el objetivo será mantener el nivel del pelotón de favoritos e incluso ir un paso más allá. La campaña pasada perdieron el billete a la Champions en la última jornada. Este año buscarán no perder el tren europeo. Para ello, y pese a que han perdido a dos de sus mejores futbolistas –Felipe Anderson puso rumbo a Londres y De Vrij al Inter de Milán– han reforzado sendas posiciones con Joaquín Correa y Acerbi, pero además han incorporado jugadores de nivel como Milan Bladej, Riza Durmisi o Valon Berisha. Todo ello sumado al haber logrado retener a sus estrellas como Milinkovic-Savic, Immobile y Luis Alberto, suben un peldaño el nivel del equipo biancocelesti. Por ello, todo lo que no sea entrar en competición europea un año más será considerado un fracaso.

En San Siro se respira ilusión. La revolución rossoneri llevada a cabo el año pasado casi acaba con los milanistas fuera de Europa. Pero, la adquisición del club por parte del grupo empresarial estadounidense ha vuelto a dar alas al proyecto del Milan. Higuaín, Laxalt, Samu Castillejo, Bakayoko, Caldara, Reina, Strinic, Halilovic…incorporaciones que refuerzan la plantilla en busca de dar la sorpresa este año. Una machada difícil, y por la que no parten como favoritos, pero de la mano de Gattuso intentarán responder en el campo la apuesta que han hecho fuera de él.

Objetivo: Europa League

En Bérgamo la temporada pasada alcanzaron competición europea. Y, este año, no quiere ser distinto. Para ello, han logrado retener a su pieza más valiosa, Alejandro Gómez. Al argentino le han sumado a Duván Zapata. El colombiano el año pasado sumó 11 goles y este año quiere incrementar sus registros con un escudero de lujo como el ‘Papu’. Pese haber perdido a Cristante en el centro del campo, Gasperini tendrá a su disposición a Mario Pasalic, quien ha llegado en calidad de préstamo procedente del Chelsea. El croata reforzará la medular de un Atalanta que quiere como mínimo repetir la posición de la pasada campaña.

Los Viola han confeccionado una plantilla que peleará por entrar en Europa tras quedarse fuera el año pasado. Lafont en portería es una de las apuestas más estimulantes. El portero francés de 19 será el encargado de poner el cerrojo en la meta florentina. Junto a él han aterrizado Mirallas, Pezzella, Saponara y Pjaca, cedido, entre otros. Una plantilla que se ha reforzado bien en todas las parcelas y es clara candidata a ganarse un puesto europeo. Giovanni Simeone volverá a liderar un ataque en el que este año tendrá acompañantes de lujo, la medular contará con calidad y oficio, mientras que en defensa contarán con experiencia. El salto de calidad buscado se ha dado en el mercado, ahora falta que se haga lo propio en el campo.

El gallo, Andrea Belotti, volverá a ser la punta de lanza que comande al Toro. Pero, este año es diferente. No estará solo. Simone Zaza le acompañará y formarán una dupla con la que el Toro buscará alcanzar los puestos europeos. Así, el club italiano se ha reforzado en busca de ese salto cualitativo necesario para entrar en Europa. Además, ha llegado del Mónaco Soualiho Meïté. El centrocampista francés buscará comandar la medular del Torino, junto a los Rincón o Baselli. En defensa han sumado a Izzo, procedente del Genoa y han mantenido las piezas importantes como Iago Falque para confeccionar un bloque que tendrá como objetivo alcanzar Europa.

Los genoveses no quieren pasar apuros este año y tampoco descartan escalar posiciones respecto a la campaña pasada. El primer objetivo será certificar la permanencia y luego mirar hacia arriba. Para ello, han contratado a Omar Colley en defensa y han sumado juventud y experiencia a partes iguales. Con Ronaldo Vieira y Albin Ekdal en el centro del campo y Grégori Dferel en ataque. Unos refuerzos que confirman la búsqueda de estar un peldaño por encima de sus competidores, para, por qué no, soñar con un billete europeo.

Un único propósito: no pasar apuros

En el Mappei Stadium buscarán que ésta sea una campaña tranquila. Certificar la permanencia es el primer paso, aunque hay equipo para intentar aspirar a cuotas más altas. Para ello, las nuevas incorporaciones deberán de dotar al equipo de esa calidad por la que se acometieron sus fichajes. Di Francesco y Babacar dotarán de ese plus que se requería en un ataque huérfano con únicamente Berardi como jugador insignia del proyecto, el cual seguirá disfrutando de tales galones. Además en la retaguardia se ha incorporado a Marlon, del Barça y a Magnani, quienes intentarán hacer de los Neroverdi un muro infranqueable. Por otra parte, el club italiano ha apostado este verano por jóvenes talentos como Locatelli, Boga, Odgaard y Enrico Brignola, los cuales dotaran de profundidad al equipo italiano.

La décimosegunda posición cosechada el año pasado no es un resultado que desagrade en Génova, dado que se han marchado puntales como Perin en portería o Laxalt en el medio del campo. Pese a ello, han renovado el equipo y han apostado por jóvenes nacionales como Lapadula o Andrea Favalli. Si las promesas italianas explotan podrían dar la campanada en la Liga, pero de no ser así el objetivo real será no llegar al tramo final de temporada con dificultades.

El año pasado no pasaron grandes apuros dado que los de abajo no mostraron gran resistencia, pero este año es diferente. En una campeonato mucho más igualado los de Lorenzo D’Anna pueden tener ante sí una temporada que se les puede hacer muy costa arriba y más observando los dos primeros encuentros: Juventus y Fiorentina. Se avecinan tiempos difíciles en Verona este año. Aunque, las expectativas se acaban en el campo.

El equipo del único técnico foráneo del torneo. El Udinese de Julio Velázquez mantiene entre ceja y ceja el objetivo de lograr la permanencia de forma holgada, pero lo cierto es que en Udine impera más ilusión que no descender. Sobretodo con la llegada de Mondragora y Teodorczyk. El primero ha supuesto el desembolso de 20 millones y da un salto cualitativo importante, el segundo es un contrastado goleador que ha sumado dianas allá por donde ha pasado. Dos piezas que se suman a los Pussetto, Vizeu, Musso o Ekong. Jugadores que confeccionan una plantilla que no debe pasar problemas para certificar la permanencia.

En el equipo del Filippo Inzaghi impera la máxima de que el objetivo esta temporada es no caer en el pozo del descenso. Y lo cierto es que tal y como se han movido este verano ello no debería suceder. En Bolonia han fichado con la premisa de mejorar el once titular y así ha sido. Skorupski ha llegado de la Roma para ser titular en la portería. Los 16 millones invertidos en Falcinelli (10) y Federico Santander (6) deben responder al precio a base de goles. A ellos se les suma Dijks, llegado del Ajax o un jovencísimo Svanberg que dotará de fondo de armario a la medular de los Felsinei. Una plantilla capitaneada con un icono Filippo Inzaghi confeccionada para solventar el descenso y mirar hacia arriba.

En Cerdeña no quieren que se repita la historia del año pasado. La décimo sexta posición a cuatro puntos del descenso fue un golpe de realidad. Para intentar reconducir la situación han reforzado la delantera con Pavoletti, Lucas Castro, Filip Bradaric, Srna y Ragnar Klavan. Jugadores que suman años a la par que experiencia en el fútbol de élite. Una apuesta clara por jugadores contrastados que resuelvan las situaciones críticas con las que se encontrará el Cagliari esta temporada, porque no será un año fácil en Cerdeña.

El año pasado consiguieron el hito de mantener la categoría tras su ascenso en 2017. Este año intentarán repetir la gesta. Para elllo tendrán que saber sufrir y más aún cuando los equipos ascendidos se han reforzado. El equipo ferrarense entra en las quinielas del descenso, pero al ilusión por volver a competir un año más con los mejores es aliciente suficiente como para lograr la machada de la permanencia.

Los ascendidos, a evitar el infierno de la Serie B

Quizás sea el equipo recién ascendido que más ilusión despierta. Además de su historia, este año han confeccionado una plantilla a la que se le espera ver en acción con ganas. El retorno de viejas glorias como Biabiany, Gervinho o Bruno Alves son aliciente suficiente como para ser un equipo estimulante. Pero, la sanción impuesta por la federación italana les costará empezar con -5 puntos. Un handicap que será un lastre en la vuelta del Parma a la Serie A.

El retorno del Empoli a la Serie A será una prueba de fuego. Codearse con los grandes de Italia y mantener la categoría será todo un reto para los Azules. En su vuelta a la división reina se han reforzado con jugadores de perfil medio que buscarán explotar en un escaparate como la Serie A. La Gumina, Samuel Mraz Accquah o Rasmussen buscarán hacer un gran papel y ayudar al Empoli a salvarse del infierno de volver a la Serie B. A pesar de ello, puede que sea de los tres recién ascendidos el que menor nivel tenga.

Las llegadas de jugadores como Joel Campbell o Hallfredsosson invitan al optimismo, pero lo cierto es que será una campaña dura los Canarini. El objetivo, sin duda, será mantener la categoría, algo que se antoja muy complicado dada la gran diferencia económica y deportiva respecto a sus rivales. Disfrutar un año más de la Serie A será sin duda la principal motivación para lograr la permanencia.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *