El Betis de Setién no pudo repetir triunfo ante el Milan en su casa pero, pese a las tablas, los andaluces tienen el pase a la siguiente fase en la mano. Con un triunfo en las dos últimas jornadas les vale para agarrar el billete a un club que ahora mismo lidera el grupo. Este jueves sufrió ante un cuadro italiano que no tira la toalla en Europa.

Quique Setién se lleva las manos a la boca en pleno choque (Foto de Ramón Navarro).

Esta vez la pizarra de Quique Setién volvió a funcionar aunque no le sirvió para llevarse los tres puntos. El cántabro que pidió perdón (intencionadamente o no) tras el triunfo en Milán por las pérdidas de tiempo volvió a dibujar un Betis valiente que ha vuelto con solvencia a Europa. Su bajón en la segunda mitad ante un histórico de Europa le impidió el triunfo. Pese al empate, Setién no tiene motivos para pedir perdón.

Lo Celso peleando por un balón (Foto de Ramón Navarro).

Lo Celso volvió a maravillar al Benito Villamarín. El crack argentino, quien ya brilló en el duelo de ida en San Siro, volvió a mostrar su mejor versión en Sevilla. El mediocampista culminó con habilidad una gran jugada hilvanada por los hombres de Quique Setién. Júnior fue quien le puso el balón en última instancia para que él remachase a la red. Parece decidido a agarrarse a la regularidad.

Suso intentando controlar el esférico (AFP).

Suso, estrella de los visitantes, sufrió lo suyo para meterse en la batalla. En la primera parte casi ni tocó el esférico. Su equipo no gozó de la posesión. No le llegaban bolas y, en las pocas que agarró, se encontró habitualmente con una defensa bética de lo más entonada. En la segunda parte se creció al mismo tiempo que lo hicieron los ‘rossoneri’. Lo intentó de todas las formas hasta que llegó el tanto mediada la segunda mitad. Los cracks siempre aparecen.

Joaquín haciendo señas durante el partido. (Foto de Ramón Navarro).

Joaquín se llevó la ovación del público. Este jueves volvía al once titular y devolvió esa confianza con un espectacular derroche físico. No logró hacer demasiado daño en ataque, pero por eso él mismo se exigió mucho más en defensa. Es el poso de la experiencia de un equipo que siempre sonríe un poquito más cuando Joaquín está sobre el césped.

Musacchio peleando por un balón (Foto de Ramón Navarro).

Musacchio recibió un golpe terrible por parte de Kessiè que le dejó grogui sobre el verde. Un choque de trenes junto a su compañero que enmudeció al Villamarín. Por suerte, todo quedó en un susto aunque el argentino seguirá haciéndose pruebas para saber el alcance real del golpe.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *