Desde que se hizo oficial que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se jugará en el estadio Santiago Bernabéu, el domingo 9 de diciembre a las 20:30, se ha desatado la locura por conseguir una entrada para un encuentro que va a entrar en la historia. En menos de 24 horas, ya se han realizado más de 150.000 peticiones. Solo con esto, ya podría llenarse dos veces el feudo madridista.

Ahora mismo, conseguir un billete para el espectáculo es como encontrar un tesoro. Tanto la CONMEBOL (organizadora de la competición), como la Real Federación Española de Fútbol (encargada del operativo organizativo del evento) como el Real Madrid (dueño del estadio), los tres organizadores y gestores de este asunto, se han visto desbordados por las miles de solicitudes que han recibido en las últimas horas. La centralita de la RFEF llegó a bloquearse ante el aluvión de llamadas.

La mayor parte de las peticiones proceden de la colonia argentina en España, que, lógicamente, ha visto una oportunidad única de asistir a un partido que, en condiciones normales, se disputa al otro lado del océano. En España, hay censados 71.000 argentinos, aproximadamente, de los cuales 9.000 residen en Madrid. Contando a las personas que tienen la doble nacionalidad (española y argentina), la cifra asciende a más de 200.000.

Por otro lado, la demanda de acreditaciones para medios de comunicación también está siendo muy alta. A los medios argentinos y sudamericanos que ya tenían previsto cubrir el evento, se han sumado muchos medios europeos que, en un principio, no iban a tener presencia en el Monumental, pero que ahora tienen la intención de asistir al Bernabéu para informar sobre el duelo, dada la proximidad. Además, la polémica generada por los incidentes que obligaron a suspender el partido ha aumentado la expectación a nivel mundial.

También quieren entradas los hinchas argentinos que están dispuestos a desplazarse hasta la capital de España para asistir a la final de la competición de fútbol más importante de Sudamérica a nivel de clubes, que no son pocos. Los vuelos directos de Buenos Aires a Madrid para la semana que viene se han agotado en las aerolíneas Air Europa e Iberia. Esta última compañía va a solicitar al gobierno argentino aumentar la frecuencia de sus vuelos en esos días.

El precio de un viaje directo, dependiendo del día de salida, oscila entre 1.600 y 2.400 euros. Una alternativa más económica es hacer escala en otros aeropuertos, como, por ejemplo, el de São Paulo, con un abanico de precios entre los 750 y los 1.600 euros.

El encuentro ha sido declarado de alto riesgo por el Gobierno y ya se está preparando un dispositivo de seguridad sin precedentes para garantizar el bienestar de todos los espectadores.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *