El 21 de octubre de 2004 alrededor de 15.000 personas, la mayoría aficionados de Derby County o Nottigham Forest fueron a la misa memorial de un hombre apodado Old big ‘ed (el viejo cabezón) en Pride Park el campo de Derby County. Ver a aficionados de Forest y Derby sentados uno al lado del otro en un campo de fútbol era algo sin precedentes, los dos equipos comparten una rivalidad muy fuerte. Sin embargo, también comparten un amor y respeto enorme para Old big ‘ed, el mejor entrenador en la historia de ambos equipos. Ese día, como dos hermanos alejados, los aficionados de Nottigham Forest y Derby County se reunieron para presentar sus respetos a un padre inolvidable.

 

 

El hombre que se unió a los dos grupos de fútbol se llamaba Brian Clough y era un grande del fútbol ingles, a nivel que muchos le denominan “el mejor que nunca entrenaba a la selección.”

 

Nunca entrenaba a la selección inglesa, no por una falta de habilidad, sino por su actitud heterodoxa y su rechazo hacia cualquier autoridad que no fuera él mismo. En cada equipo que entrenaba sin excepción criticaba a los directores como gente que no conocía nada del fútbol.

 

Un hombre inconformista e idealista, arrogante e intransigente. Cuando entró en un club tenia que tener el poder absoluto. Cuando reemplazó a Don Revie, que se había encargado de la selección, como entrenador del entonces campeón de Inglaterra Leeds United pasó algo muy especial. Obligó a los jugadores a tirar todas sus medallas en la basura porque ‘no las habían ganado de forma correcta’.

 

Con Leeds, su estilo abrasivo y dictatorial no funcionó. Sin embargo, antes si había funcionado con Derby County y después también funcionaría 27 kilómetros al este en el City Ground, estadio de Nottingham Forest. En ambos casos formaría una buena dupla con su mano derecha Peter Taylor, un personaje más callado y clave fundamental en el éxito que disfrutaron. Encargado entre otras cosas de fichajes, Clough dijo que su numero dos ‘era la mercancía de la tienda, mientras que yo era el escaparate’.

 

Nottingham y Derby son dos ciudades vecinas en el centro de Inglaterra, poco conocidas fuera del Reino Unido. Pertenecen a la zona de East Midlands, a veces olvidada por sus compatriotas que suelen dividir el país entre el norte y el sur.

 

 

La rivalidad entre las dos ciudades existe independientemente del fútbol, así que no hace falta ser aficionado de uno de los dos para hablar mal de la otra ciudad. La viveza que existe en la relación entre los dos ha llevado a una competencia por la primera ciudad de la región. Nottingham, una ciudad más grande y en los ojos de sus habitantes más metropolitana, con más cultura y vida ve a su vecino como un hermanito provincial. A lo mejor Derby es más un pueblo que una ciudad para ellos.  Al otro lado de la frontera la gente de Derby dice que los de Nottingham son arrogantes y que Derby es una ciudad más representativa del verdadero East Midlands.

 

La pugna entre los equipos ha existido desde que estableció Derby en 1884, diecinueve años después de Forest, como una extensión de esa rivalidad entre dos ciudades cercanos. No obstante, el éxito de Clough y Taylor con ambos clubes producía otro enfoque para los dos rivales – a que equipo pertenecen el dúo.

 

La pareja fue a Derby, después de haber llevado Hartlepool United de la cuarta liga inglesa a la tercera. Clough’s primer trabajo como entrenador después de su carrera como delantero fue acortado por una lesión. Clough llegó a entrenar Derby con solo treinta y dos años.

 

Hasta la llegada de Clough en 1967 el club no había disfrutado mucho éxito – nunca había ganado una liga y su vitrina de trofeos contenía una FA Cup y poco más. Clough y Taylor tomaron control de un equipo en dificultades. El año anterior había acabado decimoséptimo en la segunda división, y además llevaban catorce años sin estar en la primera.

 

En su segunda temporada con el equipo, 1968/9, ganó la segunda.

 

En la temporada 1971/2 Clough y Taylor consiguieron el impensable.  Ganaron la liga inglesa con Derby County. En solo cinco años se había convertido un equipo de segunda clase, que nunca había tenido éxito y que estaba ubicada en una ciudad provincial, en los campeones de Inglaterra. Sin embargo, con Clough, las cosas nunca son tan tranquilas. A medias de la temporada Clough y Taylor habían entregado sus dimisiones debido a su relación displicente con el presidente del club Sam Longson. Para Clough, Longson era un presidente obstructivo mientras que a Longson no le gustaba que Clough porque pensaba que distraía el entrenador. Al final se quedaron.

 

 

La siguiente temporada Derby participó en competición europeo por la primera vez. En la Copa Europa, como campeones de Inglaterra. Llegó a las semifinales superando al Benfica de Eusabio en el camino.

 

En los semis enfrentó a Juventus, los entonces campeones de Italia y un gigante del fútbol europeo. Los equipos disputaron el primer partido en Turín. Después de una primera parte en que dos jugadores de Derby (Roy McFarland y Archie Gemmil) recibieron amarrillas por infracciones discutibles, Peter Taylor, normalmente más controlado que su pareja Clough, se opuso a una conversación entre el arbitro y Helmut Haller, un jugador de Juventus, en el vestuario del anterior. Taylor estaba brevemente detenido por la policía por sus intentos forzar la puerta del vestuario.

 

Al final Derby perdió el partido 3-1. En la ronda de prensa Clough, en su típico estilo abrasivo, insistió que el pobre traductor explica a la prensa italiana que “no hablaría con cabrones tramposos”. ¿Me pregunto si Buffon pensase en esta cita de Clough el año pasado cuando afirmó que el arbitro Michael Oliver tenia “un cubo de basura por corazón» después de la derrota de Juventus contra Real Madrid en la misma competición?  La vuelta en Inglaterra terminó 0-0 y Derby salió de la competición.

 

La siguiente temporada (1973/4) la relación entre Longson y Clough se volvía aún más toxica y Clough y Taylor dimitieron. Una señal impresionante del respeto de los jugadores hacia Clough y Taylor es que amenazarían el presidente con una huelga si no se quedasen los entrenadores. Algo impensable hoy en día. La afición también se volvía revolucionaria y exigía la dimisión del presidente y el restablecimiento de Clough y Taylor.

 

Al final no podría ser. La pareja se encargaron de Brighton en la tercera división. Después Clough tomaría el mando de Leeds United, para la primera vez en su carrera sin Taylor. Su infame periodo con Leeds solo duraría cuarenta y cuatro días y es el sujeto de la excelente película The Damned United.

 

 

Reunido con Taylor, Clough volvió al East Midlands en 1975 para tomar control de Forest, solo tres años después de haber ganado la liga con sus vecinos detestados. Un famoso dicho de Clough fue “Rome no era construido en un día, pero yo no trabajaba en eso”, y es cierto que muy pronto traía éxito al equipo.

 

Con Forest la pareja disfrutaba aún más éxito. Igual que sus rivales Derby, estaba sufriendo en la segunda cuando llegaron Clough y Taylor e igual que sus rivales subieron a la primera en su segunda temporada.

 

Lo que sucedió después de que subieron nunca había pasado antes y jamás pasará otra vez.

 

En la temporada 1977/8, con un equipo mezcla de jóvenes, genios, duros y buenos bebedores, que incluían a  Archie Gemmill y John McGovern quienes habían ganado la liga con Derby. El debutante Forest ganó un doblete de la liga y la copa de liga. La noche antes de la final de la copa Clough insistió que los jugadores bebieron en el bar del hotel hasta la una y media para relajarse. Era característica de su heterodoxa forma de dirección de personas.

 

El éxito no se detuvo ahí.

 

La siguiente temporada entró en la Copa de Europa, por primera vez en su historia como Derby seis años antes. Sin embargo, tendría más éxito que su vecino y que nadie se atrevería a soñar. Ganó a Liverpool, AEK Atenas, Grasshoppers y Colonia para alcanzar la final en la que se enfrentó a Malmo. Ganó con un gol de Trevor Francis. A menudo apodado el hombre millón libras por ser el primer fichaje de un millón libras, Clough afirmó hasta la muerte que solo pagó £999.999 “para que no se vuelva cabezón”.

 

El éxito tampoco se detuvo ahí.

 

En 1980 Forest defendería la copa con éxito. Ganó la final contra Hamburgo en el Bernabéu. Este momento marcaría el punto culminante del reinado de Clough y Taylor, y asimismo de la historia del equipo. En cuatro años había subido a la primera división, ganado esta, ganado la Copa Europa y defendido el título continental.

Forest nunca volvería a estos niveles. En 1982 se pelaron irrevocablemente Taylor y Clough por una autobiografía que publicó Taylor, nunca volverían a hablar. Clough siguió en Forest hasta 1993 y aun ganó dos Copas de la Liga en 1989 y 1990. Sin embargo, nunca alcanzaba las cumbres de estos cuatro años inolvidables.

 

En 2018 las sombras de Clough y Taylor todavía están echadas sobre las dos ciudades y sus equipos. Hay estatuas de Clough en ambas ciudades y su hijo Nigel ha entrenado a ambos equipos. Incluso la autopista que conecta las dos se ha nombrado Brian Clough Way. Cuando los dos equipos se enfrentarán hoy, no solo se disputarán tres puntos, sino el Brian Clough Trophy que se ha quedado en casa del ganador del derbi desde su inauguración en 2007.

Otra vez los equipos se encuentran sumidos en la segunda división. Esta temporada es la vigésima consecutiva que Forest ha jugado fuera de la Premier League, una racha que incluye tres vergonzosos años en la tercera división. En este momento ocupa la séptima posición de la Championship y busca volver a la Premier con la ex-mano derecha de José Mourinho, Aitor Karanka como entrenador.

 

Derby también lleva mucho tiempo sin estar en la primera categoría inglesa. La última vez que disputó la Premier League fue hace once temporadas en 2007/8. Ahí batió el récord mínimo de puntos en una temporada con once. En el verano se arriesgó cuando anunció que el ex-centrocampista de Chelsea, Frank Lampard se encargaría del equipo la siguiente temporada a pesar de que nunca había entrenado a ningún equipo. Hasta ahora todo va bien para Lampard y Derby va quinto de la liga.

 

Si uno de los dos entrenadores podría conseguir con su equipo la mitad de lo que consiguieron Clough y Taylor, incluso subir a la Premier League, se convertirían en héroes para unas aficiones sufridas.


Nathan Healy Pull

Sufrido aficionado de Nottignham Forest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *