El club le ha pedido calma «hasta recomponerse» tras lo de Zidane

Le gusta la opción de Pochettino para el banqullo… Y la de Klopp

Cristiano Ronaldo se incorpora a la concentración de la selección de Portugal en Cascais, en las instalaciones donde la Federación lusa prepara siempre los grandes campeonato, la localidad costera cercana a Lisboa (a 30 kilómetros de la capital) donde cuentan que Ian Fleming creó el personaje de James Bond. El futuro del delantero del Real Madrid en el club blanco ya es materia para los agentes secretos. La película tendrá estratagemas y estrategias, acción en los despachos y quizá alguna sorpresa, pero a día de hoy, Cristiano está tranquilo, centrado en la disputa del Mundial, consciente de que el terremoto Zidane y la inestabilidad que ha provocado el adiós del entrenador francés juegan a su favor.

El dinero no es problema

Siete mil euros la noche es lo que se ha gastado Cristiano en sus vacaciones en Marbella, donde ha mezclado el trabajo con el ocio. El dinero no es un problema para el futbolista que nada en oro, cuya tirantez con el Madrid, con Florentino Pérez, tiene poco que ver con lo económico. Hacienda aprieta, por supuesto, pero Ronaldo puede afrontar cualquier multa. Le disgustaban más las promesas incumplidas en torno a la mejora de su contrato, la obsesión con Neymar, que implicaba su prejubilación, los alardes del club en relación al músculo en ‘cash’ para afrontar un hipotético fichaje del brasileño. Todo este malestar lo ha ido gestionando bien CR desde diciembre, cuando empezó a reírse otra vez de su supuesto ocaso, como en 2016.

La ‘bomba’ de Cristiano tras la final: «Fue muy bonito estar en el Madrid»La medicina Champions

La Champions le fue curando. Nada le consuela más que la medicina del gol. La pócima fue importante durante toda la competición, especialmente en octavos de final y en cuartos. La chilena de Turín fue el culmen. Al acabarse la receta en semifinales y en la final (no marcó), afloró todo el ardor de estómago. Y estalló su malestar, a destiempo como él reconoció minutos después, en el césped del Olímpico de Kiev, antes de levantar la ‘Decimotercera’, la quinta de su carrera. Ronaldo intentó arreglarlo en las celebraciones y se mostró efusivo. El madridismo, eufórico, le toleró.

El palo de lo de Zidane, el aval a Pochettino

Después llegó el adiós de Zidane, que fue un palo en lo afectivo porque Cristiano ya no tenía demasiados vínculos personales con el Madrid. No hay grandes amigos en el vestuario. No obstante, la salida del entrenador francés ha dejado un nuevo escenario para los movimientos del portugués. El club blanco le llamó pidiéndole tranquilidad. No quiere otra portada como la de ‘A Bola’ de hace un año. Cristiano lo ha entendido. Desde los despachos del Bernabéu le transmitieron la necesidad de aparcar su asunto unas semanas hasta buscar un nuevo entrenador. «Tiempo para recomponerse», le dijeron. Cristiano lo aceptó. Es un tema que le ocupa. Quiere saber quién estará al frente del equipo la próxima temporada. Y ve con buenos ojos la llegada de Pochettino. También le gustaba la opción Klopp.

De momento, silencio

Con la vuelta al trabajo puede romper su silencio, tal y como avanzó en Kiev. No está previsto que comparezca aunque la Federación portuguesa tiene planeada una rueda de prensa. Hablará, como prometió, pero de momento permanecerá callado. El tiempo es ahora su aliado. Después de lo de Zidane, siente que tiene el destino en sus manos. No le faltan pretendientes, pero al mismo tiempo cree que las circunstancias invitan a que el Madrid, Florentino, haga un esfuerzo con él. Considera que el club blanco no se puede permitir la salida en el mismo verano de sus dos grandes iconos, tal y como ocurrió en 2015, cuando se fue Casillas y renovó finalmente Sergio Ramos, no sin muchas dificultades.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *