Treinta y nueve partidos y tres Champions después, Europa se acabó para Keylor.Solari apostó ante el Pzlen por Courtois y ejecutó el cambio de guardia en la portería que el club empezó a fraguar el pasado verano con el fichaje del belga. Lo intuía el tico desde que aterrizó Thibaut en Valdebebas, pero se resistió durante los tres primeros meses de competición. Con Solari, se acabó. El argentino ha decidido apostar por la fórmula más conservadora en la portería y dará LaLiga y la Champions al nuevo fichaje y la Copa a Keylor.

Navas ya se temía esta decisión desde que se produjo el cambio en el banquillo del Real Madrid. Apuró con ilusión hasta el miércoles a las 18.00 horas, momento en el que el técnico dio el once, pero cuando no escuchó su nombre entre los elegidos, se vino abajo. Lo intuía, pero verse fuera de su competición fue un golpe tremendo para él.

Keylor no tendrá una mala palabra para el club, para Solari y para Courtois, pero no deja de preguntarse que ha hecho él para merecer un trato así. En cada ventana de fichajes sonaba el nombre de un portero y Keylor sabía que no eran invenciones de la prensa, sino una amenaza real que venía desde del palco.

Por su cabeza pasó fugazmente la idea de irse del Madrid, pero luchador incansable como es, se puso en modo guerrero. Tres meses después, se ha chocado contra la realidad. “Si tu club ficha al mejor portero del Mundial por 35 millones de euros es para que juegue”, le decían. Lopetegui, en una decisión que le pasó factura, le dio la Champions, como un gesto hacia el vestuario. Pero Solari llegó al cargo para cambiar las cosas. Sus dos primeras decisioneshan sido dar más minutos a Vinícius y dar a Courtois todos los galones de la portería.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *