El Paris SG no podrá proclamarse mañana campeón de la Ligue 1 por sexta vez consecutiva ya que no cumplió el primer requisito. Debía ganar hoy al Saint-Étienne pero apenas pudo empatar (1-1) en el descuento, jugando en inferioridad por expulsión de Presnel Kimpembe, gracias a un autogol de Mathieu Debuchy. El líder aumentó su ventaja provisionalmente a 17 puntos y le quedan 6 partidos por disputar, de ahí que no pueda cantar el alirón aunque el Mónaco pierda el sábado en casa ante el Nantes.

Unai Emery alineó un once plagado de bajas y, además, le costó caro reservar al goleador Edinson Cavani. Además de Neymar, el técnico vasco no pudo contar con el sancionado Thiago Motta ni con Dani Alves, Marco Verratti y Julian Draxler, todos con ellos con molestias. Inicialmente dejó en el banquillo al capitán Thiago Silva para evitar que viera una amarilla que le habría apartado de la semifinal de Copa ante el Caen, pero tuvo que recurrir a él tras la expulsión de Presnel Kimpembe.

Sin ideas ni pegada

Con una media formada por Giovani Lo Celso, Lassa Diarra y Adrien Rabiot, el PSG se mostró carente de ideas, jugó sin criterio y en la primera parte su ataque, formado por Ángel Di María, Kilyan Mbappé y Javier Pastore, no chutó ni una sola vez entre los tres palos.

El partido empezó mal para el PSG ya que el Saint-Étienne, en buen momento tras sumar hoy su décima jornada seguida sin perder, se adelantó por medio de Rémi Cabella en el minuto 17 tras el rechace en un cabezazo de Jonathan Bamba. El equipo de Jean-Louis Gasset, que ejerció de segundo entrenador en dos ocasiones del equipo parisino, no se contentó con el gol sino que dispuso de ocasiones para aumentar su ventaja, como un disparo raso de Romain Hamouma que blocó Alphonse Areola.

Penalti fallado yo roja

El meta mantuvo vivo a su equipo en el minuto 28 al detener un penalti lanzado por Cabella tras caer en el área Hamouma al ser empujado por detrás por Kimpembe. El central vio amarilla en esta acción y el panorama se complicó aún más para el PSG cuando, en el 40’, el árbitro le mostró la segunda por un pisotón al tobillo del propio Hamouma.

Cavani entra en el minuto 67

En el descanso Emery sacrificó a Diarra para recomponer la defensa dando entrada a Thiago Silva, pero la decoración no cambió sustancialmente. Bamba, a bocajarro, tuvo el 2-0 al chutar alto con toda la portería para él (61’) antes de que el técnico del PSG se decidiera finalmente a dar entrada a Cavani en lugar de Pastore (67’). El partido cambió ya que unos y otros pudieron cambiar.

Increíble gol fallado por Cavani

Oussama Tannane acarició el 2-0 con un trallazo que Areola desvió lo justo para que estrellara en el larguero (73’) y acto seguido Cavani falló un gol de forma increíble a portería vacía en una contra. Di María sirvió el balón a placer al uruguayo, pero envió el balón fuera cuando lo más fácil era empujarlo a la red (76’). Mbappé de inmediato protagonizó el primer disparo entre los tres palos del PSG con un disparo blando a la manos de Stéphane Ruffier.

Desenlace cruel

Ya en el descuento, Cavani desvió un centro pero Ruffier, en un alarde de refeljos, evitó su gol con un paradón. En un final muy cruel, fue Debuchy, al desviar con el muslo en su propia portería un balón colgado que tocó ligeramente Mbappé con la cabeza, quien estableció el empate y evitó que el PSG, tras 9 victoias consecutivas, acabara encajando su tercera derrota en la LIgue 1. La próxima semana tendrá su ‘segundo ‘match-ball’ para sentenciar el título.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *