Si existiera justicia futbolística -permítanme que lo dude-, habría habido por ración triple de ella en el Olímpico de Radès. El Esperance tunecino remontó a Al Ahly el 3-1 de la ida para acabar goleando (3-0) al conjunto más laureado del continente y proclamarse campeón de la Champions League de África y conseguir un billete para el Mundial de Clubes 2018.

Una nueva edición del Mundial de Clubes ya asoma en el horizonte. Por el momento sólo hay cuatro equipos clasificados: Al Ain (campeón de la Liga del país organizador, Emiratos Árabes Unidos), Team Wellington (ganador de la Champions League de Oceanía, de Nueva Zelanda), Chivas de Guadalajara (campeón de la Champions League de América del Norte, México) y el Real Madrid (campeón de la Champions League de Europa, España).