Francia ha sumado su segunda estrella mundial cumpliendo con su papel de favorita… solo en el resultado. En el juego, se plantó en el césped con dudas, cediendo la pelota a los croatas y esperando desde atrás para salir a la contra. Se encontró con dos goles polémicos en el primer tiempo y, cuando apretó el acelerador en la segunda mitad, aplastó a los balcánicos. No jugó mejor, pero sí con más astucia y experiencia. Francia es la nueva campeona de pleno derecho de un Mundial en el que, en general, fue de lejos la mejor selección. «Ver en la fuente original.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *