Francia y España tienen una cosa en común: tienen una prolífica cantera de futbolistas dispuestas a comerse el mundo. La última perla que está brillando en el combinado blue tiene por nombre Amélie Delabre, una delantera ágil, rápida y con instinto que suma cuatro dianas -una menos que Patri Guijarro, máxima goleadora del Mundial- en lo que llevamos de campeonato.

Nació en Collet, una comuna situada de apenas 85 habitantes que pertenece al distrito de Brioude. Comenzó a jugar al fútbol con seis años, siendo la única chica en el vestuario del FC Paulhaguetois y el US Brioude. De ahí fue rescatada por el Saint-Étienne, donde pasó del Sub’16 al primer equipo debutando en Segunda división. Tras un Europeo excelso con la Sub’19 fichó por el Metz, donde el próximo curso competirá en la máxima categoría del fútbol galo.

Sus goles son su mejor impronta. En el Mundial ha conseguido cuatro (un hat-trick ante Holanda en apenas 25 minutos) y otro de penalti ante Corea del Norte en cuartos de final, logrando relegar al banquillo a la parisina Marie-Antoniete Katoto. Es la más joven del grupo (26/11/2000) y una de las últimas en llegar, pero ya hay quien la ve pujando por un puesto en la absoluta pasado el Campeonato del Mundo del próximo verano. Hasta la fecha ha jugado 25 partidos en categorías inferiores anotando un total de 18 goles.

Messine (la Messi), como la apodan, es una chica humilde con la cabeza bien amueblada. Buena culpa de ello la tiene su prima y consejera Jessy Tremouliere, una de las jugadoras de rugby más importantes de Francia con la que mantiene contacto telefónico a diario. Seguro que hoy tiene algo importante que decirla…

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *