Ha sido una de las acciones más llamativas de los últimos años. Con 1-1 en el marcador, Aicardo se internaba en su propio área y se encontraba con Paco Sedano, que cogía el balón con la mano, lo que supondría un libre indirecto por cesión. Sin embargo, el posterior choque entre ambos acababa con el balón dentro de la portería y los valencianos Rabadán y Delgado concedían gol.

Un tanto legal según contempla en propio reglamento FIFA. En su página 98, cuando se refiere a la ley de la ventaja, especifica: «Si la infracción implica una reanudación del juego por medio de un tiro libre indirecto, los árbitros deberán aplicar la ventaja para dar fluidez al juego, siempre que ello no conlleve la toma de represalias o perjudique al equipo adversario al que comete la infracción«.

Es decir, no hay ninguna duda. Pese a lo extraño de la acción, los árbitros acertaron al tomar la decisión. Incluso, en la misma página, se especifica entre las circunstancias para tener en cuenta esa ley de la ventaja: «el lugar en que se cometió la infracción: cuanto más cerca de la meta adversaria, tanto más efectiva será la ventaja«.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *