Quedaban 10 segundos para el final del partido y Rafael marcaba el 2-3 para el Movistar Inter. El jugador más pitado por el Palau Blaugrana se hacía un particular regalo de cumpleaños. Un gol que parecía dar el título a su equipo. Enfrente, Paco Sedano se quedaba en el suelo. Si el partido acababa así, eran sus últimos segundos no sólo en el Palau, sino como jugador profesional.

Pero el destino le debía aún un giro inesperado. En la última jugada, el Barcelona empataba. Después, llegaban los penaltis, una suerte del juego que ha marcado la carrera del meta, decisivo para su equipo en varias tandas.

Esta vez no le tocó detener un lanzamiento, pero sí volvió a estar del lado ganador. Ortiz mandó al palo su disparo y los tres azulgranas acertaron. A Sedano le quedaba un partido más y rompió a llorar sobre el mismo parqué. «Es increíble, no lo puedo describir, hemos remontado en el último segundo, ni en los mejores sueños me lo podía haber imaginado. Es de los mejores días de mi vida en lo deportivo«, aseguró en Eurosport el capitán azulgrana, manteado por sus compañeros mientras su hija y su pareja le despedían sobre la misma pista.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *