Cansados, vacíos, casi exhaustos, pero plenos de felicidad, los integrantes del Movistar Inter pusieron en MARCA el broche a otra temporada inolvidable, en la que han vuelto a batir récords. Su segunda UEFACup seguida y, sobre todo, las cinco Ligas en cinco años marcan un nuevo hito en el fútbol sala.

«Creo que no somos conscientes de lo que hemos conseguido, de la dificultad de lograr esto, sobre todo en una Liga como la española, donde cualquiera te puede ganar. Conseguirlo un año es muy difícil y cinco… Si miras para atrás te tiembla todo, es mejor mirar adelante«, asegura el técnico Jesús Velasco.

La temporada ha sido agotadora. Empezó en septiembre con la Supercopa ante ElPozo Murcia y, 56 partidos después, terminó con una victoria en los penaltis en el quinto partido de la final frente al Barcelona Lassa. Una final que el propio técnico interista reconoce que le ha llevado «al límite» e incluso a dudar si le quedan fuerzas para seguir capitaneando la nave: «He terminado extenuado, al límite. No estaba centrado en lo que debía. ¿Si voy a recuperar las fuerzas? Dimitir no es mi estilo, no lo voy a hacer, pero ahora mismo no me veo con fuerzas. Está el verano, las vacaciones… Lo que quería decir es que he acabado tan agotado que no podría«.

Todo ello en un club que siempre exige más. Los éxitos son indiscutibles, pero nadie se quiere quedar aquí. «Al final, Inter tiene que ir a por todos los títulos, siempre tiene que aspirar al máximo», comentaba Pola. «Todos los títulos hacen todos la misma ilusión. Este club es ganador, y hay que mentalizarse en eso. El reto es seguir manteniendo esa competitividad, este hambre. Cada año es más difícil, todo se complica y ese es nuestro mayor objetivo», señala el capitán Carlos Ortiz.

Dentro de la final, el cuarto partido, en el que el Barça empató en el último segundo el 2-3 que Rafael había logrado nueve segundos antes, fue un momento complicado. «Ellos jugaron mejor que nosotros en los dos partidos allí, pero cuando te pones ganando a falta de 10 segundos… Fue un palo gordo, nos costó recuperarnos anímicamente, pero nos habíamos ganado el derecho a jugar en casa y la afición nos llevó en volandas«, dijo Ortiz.

La confianza del héroe

Uno de los protagonistas del último título fue Álex, que no jugó un minuto, pero que detuvo un penalti decisivo en la tanda. «En la prórroga le dije al segundo entrenador que si llegábamos a penaltis, que me dejase uno, que lo paraba«, reconoció el meta. Su compañero bajo palos, Jesús Herrero, añadió: «Si hubiera hecho falta, el tercer penalti hubiera sido para mí, pero cuando le vi la cara sabía que lo paraba«.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *