«Marc no monta tracas, pero cuando tiene que decir algo, te lo dice». Así definen a Ter Stegen los que conviven con él en el día a día del Barcelona. El guardameta alemán va de cara, no se esconde. A sus 26 años, transmite una seguridad veterana. Tan convencido está de su posado y de su discurso, que después del primer entrenamiento que hizo en San José (California), última parada de la gira americana azulgrana, compareció ante los medios de comunicación con la frente estucada de hierba y sudor. Sí, aunque parezca mentira, Marc también necesita drenar los esfuerzos.

Ordenado y metódico como pocos (cuentan que le obsesiona comer sano y ecológico), Ter Stegen elaboró un mensaje con tres ejes diferenciados. Uno de ellos tiene que ver con la votación que se dará en las próximas semanas en el vestuario del Barça para reponer las dos capitanías que han dejado vacantes Andrés Iniesta y Javier Mascherano. El nombre del alemán suena en este sentido y él estaría encantado con la idea. «Esto lo decidirá el equipo, pero para mí sería un orgullo ser capitán», explicó, aunque a la vez recordó que se puede tener ascendencia en el vestuario sin llevar brazalete: «Necesitamos más que cuatro capitanes». Pues de momento, sólo hay dos: Messi y Busquets.

Relevo perfecto

Ter Stegen: «Yo no soy como Valdés, y no lo quería ser»»Buen rollo» bajo palos

Otro punto clave del discurso de Ter Stegen fue su convivencia con Jasper Cillessen. Por un lado, y eso se percibe en los entrenamientos, el alemán celebra el «buen rollo» que tiene con el holandés, cosa que no existía en tiempos de Claudio Bravo. Y por otro, es consciente de que su compañero busca más protagonismo y no descarta una salida este verano. «Su futuro depende de él. Creo que es una cosa personal. Entiendo que quiera jugar más, pero aquí yo también quiero ser el número uno», explicó sobre este tema. Traducido: Jasper es muy bueno, muy simpático y es normal que quiera jugar más, pero que no me muevan la silla.

Por último, la aplastante sinceridad de Ter Stegen se vio también en su frustración por no jugar ni un minuto en el Mundial de Rusia, donde Löw decidió mantener al renqueante Neuer. «Si haces una temporada como la que hice, vas con toda la ilusión y la ambición de jugar un Mundial. La verdad es que fue duro, pero hay que respetar el criterio del míster», comentó Marc, sabedor de que hizo méritos en el Barcelona como para romper la jerarquía en ‘Die Mannschaft’.

Por su suerte, a Ter Stegen le consuela saberse intocable en su quinta temporada como portero del Barça. Ha vuelto a recortar vacaciones para incorporarse a media gira y este fin de semana Valverde le dará los primeros minutos en el partido amistoso contra el Milan en el Levi’s Stadium. Quiere estar en forma cuanto antes. Por ello, en el primer día de fiesta que Valverde le dio a los jugadores en Estados Unidos, el alemán fue a entrenarse en solitario.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *