Recital en el templo blanco. De principio a fin, sin importar que el gol tardaba en llegar, el dominio blanco fue absoluto, mostrando un juego al alcance de los elegidos, tal y como es un Real Madrid que sigue dominando la escena europea como nadie.