El Real Madrid llevaba años sintiéndose maltratado desde la Federación Espñañola de Fútbol y, por extensión, por todos los estamentos como comités sancionadores, árbitros… Con LaLiga la relación era todavía peor, por no decir que inexistente, pero meramente en temas administrativos y económicos más que deportivos.