Que el aficionado más mundano pierda el tiempo con el y «y tú más» tiene un pase. Al fin y al cabo, el envoltorio del fútbol puede tomarse como un divertimento ligero y sin la más mínima trascendencia.