Pese a que en el primer tiempo parecía en algunos momentos que el Montpellier le estaba cogiendo la medida a un Barça que desde el pasado mes de agosto le había superado en dos enfrentamientos previos, uno amistoso en su pista y otro de Champions en el Palau hace apenas diez días, el conjunto blaugrana se mostró muy superior en el segundo periodo y superó hasta con cierta facilidad la oposición de los jugadores de Patrice Canayer, que acabaron hincando la rodilla en el Duhail Sports Hall de Doha.

Página 1 de 212