Valladolid y Espanyol inauguran este viernes la jornada 10 que promete ser histórica. Los pucelanos y los catalanes intentarán asaltar el liderato.

Zinedine Zidane verá el derbi de hoy como un aficionado más, de blanco madridista, pero con la tranquilidad de no saberse en el centro de las miradas por cualquiera de sus decisiones.