Una campaña más, la irrupción de jóvenes en los clubes de la élite provoca ‘overbooking’ en las plantillas, y la fórmula de las cesiones a Segunda división vuelve a aflorar.