La final del domingo en el Bernabéu servirá, además de decidir el nombre de la Libertadores más larga de la historia como escaparate perfecto para muchos jugadores y que para directores deportivos de media Europa vean de cerca y en directo a Boca Juniors y River Plate (Armani, Benedetto, Barrios…).