Llegó el día en que la llamada final del siglo se jugaría. Sin embargo, la intensa lluvia que cayó desde la madrugada en Buenos Aires no permitió que el Superclásico entre Boca Juniors y River Plate por la final de la Copa Libertadores se pudiera llevar a cabo.

Llegó el día en que la llamada final del siglo se jugaría. Sin embargo, la intensa lluvia que cayó desde la madrugada en Buenos Aires no permitió que el Superclásico entre Boca Juniors y River Plate por la final de la Copa Libertadores se pudiera llevar a cabo.