Cerrado el mercado invernal con la contratación de Morata para los próximos 18 meses como principal movimiento, la maquinaria del Atlético no se detiene en la configuración futura de una plantilla que vivirá una ostensible remodelación como consecuencia del inevitable relevo generacional, de los malabarismos económicos precisos para ajustarse al límite salarial impuesto por LaLiga, así como del imparable crecimiento en el que se ha visto inmersa la entidad desde que Simeone comenzara a multiplicar los recursos de manera inimaginable.

Desde que empezó a plantearse la opción de pasar por el quirófano, de lo único que no tenía duda Diego Costa era de que quería ponerse en manos de Rodrigo Lasmar, la máxima autoridad en medicina deportiva de Brasil que ya le había realizado una osteosíntesis cuando sufrió la fractura del quinto metatarsiano del pie cuando iniciaba su aventura europea en el Sporting de Braga.

Página 1 de 41234