Abril de 1942 es uno de los meses más intensos de la Segunda Guerra Mundial, con el frente soviético-alemán como eje de operaciones y encarnizados combates entre las unidades germanas del mariscal de campo Günther von Kluge y las de los generales soviéticos Zhúkon y Kónev.