Desde que se hizo oficial que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se jugará en el estadio Santiago Bernabéu, el domingo 9 de diciembre a las 20:30, se ha desatado la locura por conseguir una entrada para un encuentro que va a entrar en la historia.

Zinedine Zidane verá el derbi de hoy como un aficionado más, de blanco madridista, pero con la tranquilidad de no saberse en el centro de las miradas por cualquiera de sus decisiones.