El Speed Ski es el deporte no motorizado más rápido del planeta, con velocidades habituales superiores a los 200 kilómetros por hora y con un récord del mundo, conseguido por el italiano Iván Origone en la pista francesa de Vars, que se fija exactamente en 254,958.