Otra derrota dolorosa, pero menos por la clasificación. El Real Madrid está en cuartos de final tras un triste partido, en el que apenas se dejaron ver las ganas y la velocidad de Vinicius y la profundidad de Odriozola en la otra banda.

Keylor Navas cumplirá mañana 32 años, pero no está para grandes celebraciones. Al menos a nivel deportivo. Alejado del terreno de juego desde la llegada de Solari, su estado de ánimo está más bajo que nunca tras su última suplencia en la Champions, competición que le dio la gloria y en la que ahora no juega ni en los partidos de trámite, como el del pasado miércoles ante el CSKA.

Pintaba a festival blanco, pero al final no pasó de un partido más, sin muchas ocasiones y con un Thibaud Courtois que con tres intervenciones, fue un factor decisivo para que el gol de Bale sirviera para que el Real Madrid sumara tres puntos más y siguiera, tal y como dijo Solari, enganchados a LaLIga.

Página 1 de 41234