Santiago Solari entendió que algo tenía que hacer. Primero por las bajas y segundo para parar esa mala racha que atravesaba el Real Madrid, en un camino sin retorno en La Liga con esos 13 puntos de desventaja que tenía cuando se inició el partido ante el Betis.

Dos semanas atrás, el Real Madrid parecía hundido, terminado, acabado, el proyecto estaba en boca de todo el mundo y se cuestionaba una manera de proceder, la gestión del club y a unos jugadores que cinco meses antes habían ganado la tercera Champions consecutiva.

La operación central en el Real Madrid está en marcha. O, mejor dicho, sigue en marcha. Porque el verano pasado, el club blanco ya intentó sin éxito reforzarse en el centro de la zaga, una posición que está muy bien cubierta con Sergio Ramos y Raphael Varane, pero a la que le falta fondo de armario.

No es la primera vez que sucede, pero España se puede convertir en la terapia que tanto necesitan los jugadores del Real Madrid para dar portazo a la crisis que viven.

Página 1 de 212