Eden Hazard se mueve entre lo que le dicta el corazón y el respeto al club que apostó por él siendo poco más de un niño y que le ha brindado la ocasión de ser uno de los mejores del mundo.

Jadon Sancho se está convirtiendo en una de las sensaciones del fútbol europeo. Juvenil formando en el Manchester City, dio la espalda a Pep Guardiola en busca de protagonismo en el Borussia Dortmund y lo cierto es que lo está consiguiendo.

El cliente abandona el Bernabéu porque ni siquiera un monstruo como el Real Madrid escapa a la ley de la oferta y la demanda.

Pintaba a festival blanco, pero al final no pasó de un partido más, sin muchas ocasiones y con un Thibaud Courtois que con tres intervenciones, fue un factor decisivo para que el gol de Bale sirviera para que el Real Madrid sumara tres puntos más y siguiera, tal y como dijo Solari, enganchados a LaLIga.

La final del domingo en el Bernabéu servirá, además de decidir el nombre de la Libertadores más larga de la historia como escaparate perfecto para muchos jugadores y que para directores deportivos de media Europa vean de cerca y en directo a Boca Juniors y River Plate (Armani, Benedetto, Barrios…).

Nunca ha sido un futbolista del que la afición pensara en él como un líder. Callado y a la sombra de Ronaldo, el francés se ha limitado durante mucho tiempo a vivir de sus toques geniales, pero ahora se ha transformado como exigen sus diez temporadas en el club blanco y el delicado momento que atraviesa, con síntomas de mejora en los dos últimos partidos, el Real Madrid.

Seguro que ya lo han visto y les generado la misma sorpresa que a todos. Vicente del Bosque (Salamanca, 1950) llevaba 45 años sin desprenderse del bigote que le caracteriza y ahora lo ha hecho para protagonizar una campaña publicitaria.

Que entrenar al Real Madrid es una profesión de alto riesgo es una verdad tan grande como que sentarse en ese banquillo son palabras mayores para cualquier técnico.

Su llegada fue complicada, tensa, pero su día a día tampoco fue más relajado. La derrota en la Supercopa de Europa no fue el mejor inicio competitivo para su andadura al frene del banquillo del Real Madrid.

Su llegada fue complicada, tensa, pero su día a día tampoco fue más relajado. La derrota en la Supercopa de Europa no fue el mejor inicio competitivo para su andadura al frene del banquillo del Real Madrid.

Julen Lopetegui se quedó en el camino. Los cinco goles del Camp Nou, la mala trayectoria del equipo blanco y algunas decisiones que chocaban con la filosofía de la entidad madridista, truncaron la trayectoria del exseleccionador al frente del Real Madrid.

Una manita fulminó a Julen Lopetegui. Ante el Barcelona, todo hay que decirlo. Otra manita, en este caso ante el Viktoria Plzen, servirá de trampolín para la continuidad de Santi Solari en el banquillo del Real Madrid.

Página 2 de 41234