La puerta está entreabierta. Ya no está cerrada del todo. los dos últimos fallos del equipo de Solari no han conseguido cambiar el guión, pero ahora ya no se es tan tajante a la hora de decir que no a la llegada de un delantero, posición que muchas voces dentro del madridismo ven como necesaria de ser reforzada de manera inmediata.